archivo
febrero 2011

 

«novelas y un mundo de bosques de cerezos»

créditos: 1 2 3 4 5 6

 

solía renegar del rosa. ahora de más grande es un color que me inspira muchísimo aunque jamás lo use ni se ocurre realmente aplicarlo en la vida cotidiana.

el fucsia sí, el rosa Dior y los magentas y algo así flúo bien chillón también, pero los rosas pálidos, pastel y como anémicos, me inspiran más de lo que lo acredito.

no sé por qué.

créditos: 1 2 3 4 5 6 7 8 9

 

el pasado es una fuente inagotable de sensibilidad estética.

es muy raro que me inspire en el futuro más que con los anticipos de temporada.

créditos: 1 2 3 4 5 6

 

me encanta todo lo que sea falda frou-frou.

una vez tuve un tutú, ya de grande, y lo usé un par de veces, estaba bueno.

lo mejor de todo igual era la sensación de estar en una mata de tules y encajes, la cadencia de la falda y hay también como un crujido parecido a comerse un merengue.

créditos: 1 2 3 4 5 6

 

bueno, ya saben que me gustan los sistemas como teoría general y el papel desde siempre -en todos sus grosores, texturas, brillos, acabados y entramados, me parece de los elementos más nobles que existen.

de modo que se imaginarán que las guirnaldas y piñatas, por ejemplo, me vuelven loca y que todo lo que sea decoración e instalación pensado como papelitos haciendo sistema, es el éxtasis y el súmum al mismo tiempo.

confetti system son una piba y un pibe y son re conocidos, así que me siento medio naba haciendo el mismo cuentito que hacen cada vez, como que datos sociodemográficos no sé qué tanto interés puede tener acá.

lo que sí me parece que puede aportar es linkear>

#1. los confetti en the selby -donde además podrán apreciar que acá nuestros amiguitos andan con un libro de avistamiento de rocas y minerales debajo del brazo.

#2. los confetti en sight unseen -donde hay muchas fotos, no las típicas.

#3. y, por último, el tumblr del dúo, que yo lo sigo y me parece brutal.

 

esto pasa cuando juego en Polyvore.

créditos: 1 2 3 4 5 6

 

el concepto kit me cierra por todos lados desde siempre. me parece todo una monada y además, en general, en los kits viene casi todo en su versión mini, lo que lo vuelve más enternecedor.

acá en Wu & Wu se pueden seguir muriendo y The Kitschologists es el blog -aunque me parece que es más divertido el título que otra cosa.

como que desde las valijitas juliana o no sé si hay algún kit previo, pero todos tienen esa cosa retro fulminante que es imposible que no te lleven a la infancia.

cuánta nostalgia a veces detrás.

 

créditos: 1 2 3

 

todo lo que tenga que ver con bambis me gusta desde que era muy chica y fuimos un domingo de paseo al “zoológico de los animales sueltos”, tal como lo denominaba yo, que sería -me imagino- el de Cutini de LeMans o alguno así si es que había otro.

estos datos los doy con total vaguedad porque es la vaguedad de mi recuerdo, así como todavía al día de hoy me cuesta diferenciar mucho qué recuerdos de la infancia acontecen en el Italpark y cuáles en el Interama.

cuestión que hay unas fotos, que no las tengo acá conmigo, donde estamos -mis hermanos y yo- en un lugar donde nos daba el sol en la cara, el resplandor lo volvía todo cálido y los bambis se dejaban acariciar.

 

créditos: 1 2 3 4 5 6

 

pocas cosas me generan tanta fascinación contemplativa como los tocadores en general y los frascos de cristal biselado, las polveras y los perfumeros en particular> es como un mundo todo de caireles.

no hay coquetería mayor ni más sublime que el tocador propio.

créditos: 1 2 3 4 5 6

 

«esoterismo sin hippismo»

vimos también un documental sobre unas cavernas de hielos y cristales y rocas transparentes.

bueno, hay gente que lleva cristales a todas partes y los utiliza como estabilizadores energéticos o algo así. una vez conocimos a uno que tuvo la fuerza de romper una maceta, pero era grande, de escritorio más bien.

a mí igual en general me gusta más la línea joyería.

 

créditos: 1 2 3 4 5 6