archivo
libros

 

creo muy poco en las clases como algo colectivo.  es una instancia de mucho diálogo interno para mí —especialmente las buenas. igual ya sé, ponerle onda siempre a todo.

esta tarde estudié el «Libro de las virtudes y propiedades maravillosas de las piedras preciosas» de 1605. hay todo un sistema de creencias y hasta de metáforas de contenido moral en la mineralia.

*

 

William´s Crystal Corner, A Selby Film.

 

 

 

créditos: 1 2 3 4 5 6

 

hace unas semanas Tito se reía porque sin querer mi escritorio está casi idéntico y calcado de mi escritorio en Buenos Aires.

fue muy fuerte verlo>  enorme tablón de obsceno tamaño, impresora a la izquierda, lámpara, lapiceros repletos, pilas de post-its, la computadora justo en el centro y luego, a la derecha, todo otro medio metro ocupado con libros principalmente de semiótica, estética o autobiografías [o 2 en 1 mejor], libretas, cuadernos, moleskines varias, recetas, insumos artísticos como lápices, acuarelas, marcadores, papel de origami, blondas y hojas de varios gramajes distintos por si pinta collage y un libro del Método Singer que estoy interviniendo y andá a saber.

todo apiladito que es el terror de la ingeniería pero es mi sistema. Tito observa que trato a la ciencia como arte.

abajo del escritorio están las revistas, las novelas rosas, el costurero y los materiales de bordado —no vengo bien en labores y manualidades igual.

en fin, a lo que iba con todo esto es que ayer visitamos la biblioteca y me traje «Roland Barthes por Roland Barthes». con Barthes me pasa que me parece que escribe dramático como nadie y te monta toda una escena en una sola frase y una novela en una sola idea aunque esté hablando de todas otras cosas, pero no sé mejor cómo explicar lo que me parece y me parece también que es una lectura cuyo placer es solamente comparable al momento preciso en el que sentís un chocolate disolverse en la boca haciéndolo durar como para que el goce parezca perpetuo por un rato. así, a ese nivel.

entonces es que estoy en la cama antes de dormir y leo «Mi cuerpo está libre de todo imaginario cuando reencuentra su espacio de trabajo. Este espacio es en todas partes el mismo, pacientemente adaptado al goce de pintar, de escribir, de clasificar».

y me pasan cosas por dentro a todo nivel.

 

créditos: 1 2 3 4 5 6

 

«es… como si la mente segregara sentimiento sin parar»

 

*

 

gracias a todos por Manuel Puig.

créditos: 1 2 3 4 5 6